La madurez emocional

La madurez emocional

La madurez emocional es la capacidad que desarrollan sólo aquellas personas que han recibido la educación apropiada y suficiente para reaccionar siempre con actitudes positivas, aun cuando las situaciones que enfrenten se presenten en extremo complicadas y desagradables.

La actitud es una predisposición para actuar antes de ejecutar un comportamiento o conducta. Las actitudes positivas son aquellas que colaboran con el individuo para conseguir enfrentar la realidad de una forma sana y efectiva, mientras que las actitudes negativas son las que entorpecen la relación del individuo con su entorno.

La conducta está relacionada a la manera que tiene una persona para comportarse en diversos ámbitos de su vida, generalmente con base a una actitud positiva o negativa. Esto quiere decir que el término puede emplearse como sinónimo de comportamiento, ya que se refiere a las acciones que desarrolla un sujeto frente a los estímulos que recibe y a los vínculos que establece con su entorno.

La madurez emocional no es una característica personal que se vaya desarrollando por sí misma con el paso del tiempo. Tampoco tiene que ver con la preparación académica o profesional. No es una condición impuesta por el poder económico o social. La madurez emocional se adquiere a través de la decisión conciente de cada persona o de su núcleo familiar más cercano que la motive para construirse como un mejor ser humano en todos los aspectos de su existencia.

Características principales de las personas que cuentan con una sólida madurez emocional:

  • Jamás percibirán una exagerada sensación de ansiedad.
  • Siempre se mantienen razonablemente tranquilos.
  • Poseen una gran capacidad de tolerancia.
  • Son amables y respetuosos.
  • Se adaptan a su medio, por más desconocido que éste sea.
  • Reflexionan antes de actuar.
  • Evitan concientemente las situaciones complicadas y problemáticas.
  • Son colaboradores, comprometidos y proactivos.
  • Generalmente mantienen un aspecto sano y juvenil.
  • Es demasiado difícil que se aburran o se molesten.
  • Saben expresar sus emociones correctamente.
  • Son sinceros y leales.
  • Dan el buen ejemplo.
  • Casi siempre tienen la tendencia a interesarse por lo espiritual.
  • Cuando se comprometen con su desarrollo espiritual, sin problemas y sin dobles intenciones, realmente colocan su vida y voluntad en manos de Dios.
  • Tienen como intención básica amar a Dios sobre todas las cosas.
  • Con poco esfuerzo, siempre logran amar desinteresadamente a los demás.
  • Es extraño que se enfermen.
  • Evitan las discusiones y los pleitos.

Existe el error de creer que las personas serenas carecen de proyectos y de ambiciones en la vida, pues difícilmente una persona que anhela un porvenir mejor puede mantenerse sin preocupaciones. No obstante, la clave de los grandes éxitos se encuentra justamente en la tranquilidad que cada individuo pueda generar en sí mismo.

Es cierto que trabajar a favor del bienestar material y personal representa un gran esfuerzo que obliga a disponer de todas las habilidades físicas e intelectuales que se poseen, no hay que perder de vista que los buenos proyectos deben ser motivo de esperanza y felicidad y no una causa de intranquilidad.

Darle vida a los ideales, llevar a cabo los proyectos, es cuestión de tiempo, de trabajo y especialmente de serenidad, ya que esta última permite pensar, tomar decisiones con claridad, y cambiar el rumbo hacia un mejor horizonte cuando las cosas no salen como se habían planeado.

Es normal que tras una desilusión, del tipo que sea, casi en automático lleve a pensar que no vale la pena seguir y que haya frustración, sin embargo, es necesario romper tan pronto como sea posible con ese sentimiento. Pasar por momentos de enojo es hasta cierto punto sano, ya que dan la oportunidad de exteriorizar lo que causa la molestia, lo que no es sensato es mantenerse amargado para siempre por el mismo motivo.

La serenidad está ligada a las buenas decisiones, al triunfo consumado, con la oportunidad de volver la vista atrás y recordar los agradables momentos de la vida, y a partir de este punto poder valorar el esfuerzo y las capacidades personales  de manera real.

Una persona de cualquier género y edad que sabe mantenerse completamente serena, independientemente que las circunstancias que enfrente sean difíciles, complicadas o terriblemente dramáticas, es alguien que ha desarrollado una sólida madurez emocional.

La inmadurez emocional

La inmadurez emocional

Es definitivo que nuestra educación comienza en el interior de nuestras familias. Si contamos con la fortuna de que nuestros padres y familiares más cercanos nos dieran ejemplo desde que éramos unos niños pequeños con comportamientos basados en actitudes positivas, es casi seguro que a la fecha, reaccionemos imitándolos. Es decir, de ellos aprendimos inicialmente a reaccionar y comportarnos adecuadamente.

De la misma manera, si en el interior de nuestra familia se comportaban con base a actitudes negativas cuando éramos pequeños, definitivamente “heredamos” de ellos su incorrecto comportamiento ante las mismas situaciones. Por ejemplo, si veíamos que nuestros padres acostumbraban gritar para expresar su descontento o enfado, es muy seguro que nosotros al menos por un tiempo también reaccionáramos así, si no es que todavía lo hacemos.

En concreto podemos asegurar que las personas que no han desarrollado su madurez emocional, difícilmente se podrán adaptar a las diversas situaciones o circunstancias que se les vayan presentando durante cada día, ya que la falta de experiencia propia y del conocimiento adecuado para adaptarse sanamente, estas personas por lo regular reaccionan con actitudes negativas, comportándose inadecuadamente, causándose así una confusión emocional, es decir, no pueden identificar con claridad que es lo que están sintiendo. Lo peor es que cuando una persona no puede adaptarse sanamente al contexto que está viviendo, no podrá expresarse correctamente por lo que sentirá alguna intensidad de ansiedad, que lo intranquilizará todavía más.

Características principales de las personas que no cuentan con madurez emocional:

  • Perciben una terrible e insoportable sensación de ansiedad.
  • Casi siempre reaccionan con actitudes negativas.
  • Les cuesta mucho trabajo adaptarse a las circunstancias.
  • Tienen tendencia a comportarse inadecuadamente, creyendo que es lo correcto.
  • Son consideradas personas mal educadas
  • Son confundidas con gente de bajo estrato social.
  • Son egoístas, llevadas de su parecer.
  • Testarudas y siempre intentan imponer su criterio aun cuando no saben nada del asunto.
  • Jamás aceptarán sus errores y si lo hacen, antes intentarán justificarse.
  • Debido a su exagerada sensación de ansiedad, desarrollan conductas compulsivas.
  • Adquieren vicios y adicciones con la intención de tranquilizarse.
  • Debido a su egoísmo enfermizo, han perdido la capacidad de amar realmente.
  • Creen que nadie los quiere.
  • Son mentirosos y manipuladores.
  • Son hiperactivos o todo lo contrario, se muestran demasiado tímidos.
  • Son exageradamente intolerantes, todo y nada les molesta.
  • Se enferman con frecuencia.
  • Son demasiado complicados y conflictivos.
  • Padecen ataques de rabia, celos o envidia.
  • No les gusta el compromiso.
  • Les gusta llamar la atención sin importarles como lo consigan.

Además de las características anteriores, perciben uno o varios de los síntomas físicos o mentales propios de la ansiedad, que los conducen a tener existencias infelices, ya que todos estos malestares en su conjunto, los obligan a dedicarse casi por completo a encontrar una explicación, que llevados de su parecer los convenza de su situación. Obviamente en estas condiciones difícilmente podrán encontrar una solución razonable. Acuden a médicos y hospitales sin que les puedan encontrar algo que permita un diagnostico real. Intentan casi obsesivamente que alguna solución de las llamadas “alternativas” los pueda sanar. Acuden a cuanta recomendación les sugieren familiares, amigos y conocidos. Los que llegan a lograr alguna mejoría, son los que caen en manos de psiquiatras que les prescriben medicamentos ansiolíticos, que en realidad llegan a ser peor que la supuesta enfermedad, ya que todos ellos generan dependencia. Y lo peor de todo, son aquellos que desarrollan fatalmente adicción a sustancias psicoactivas, cómo el alcohol.

El grave problema en realidad es que quienes viven su existencia siendo emocionalmente inmaduros, por consecuencia se mantendrán intranquilos sin saber por qué, ya que en toda la historia de la humanidad jamás ha existido una cura efectiva para la ansiedad. Es por esta razón que aseguramos que en la Corporación Proyecto Vida liberamos literalmente de la ansiedad a cualquier persona y podemos comprobar que nuestros procesos son únicos en todo el mundo.

.

Desarrollo de la madurez emocional.

A simple vista parece sencillo lograr un desarrollo sólido de nuestra madurez emocional, pero para quienes ya padecen una exagerada sensación de ansiedad, esto no es así.

En la Corporación Proyecto Vida analizamos miles de casos de personas que por más que intentaron desarrollar su madurez emocional por ellos mismos, nunca lo lograron. Incluso aquellas personas que lo intentaron a través de costosos procesos de superación personal y todo tipo de terapias indicadas para lo mismo, se sorprendían que al poco tiempo de haber concluido su proceso volvían a sentirse muy mal. Esto fue así, ya que estas personas ignoraban que primero tenían que curar realmente su terrible ansiedad.

Como vimos en un principio, para poder iniciar a desarrollar nuestra madurez emocional, es definitivo que primero debamos convencernos de que poseemos una educación deficiente y que forzosamente debemos educarnos para no seguir sufriendo tan terribles consecuencias de nuestra inmadurez emocional, además de nuestra desesperante ansiedad.

En la Corporación Proyecto Vida podemos indicarle a cualquier persona cual es el mejor proceso de Conciencioterapia© para que literalmente se libere de la exagerada ansiedad que padece, recuperando de inmediato su natural estado de serenidad®. Así que una vez curado totalmente de su insoportable ansiedad, entonces se decida por nuestro simple y espectacular Proceso para Desarrollar la Madurez Emocional .

Somos totalmente honestos cuando afirmamos que no existe otra manera científica y comprobada para alcanzar la madurez emocional que necesitamos para ser realmente útiles y felices. Les recordamos que somos una solución integral única en el mundo.

 

MÁS SOBRE LA SERENIDAD:

MÁS SOBRE LA CONCIENCIOTERAPIA©:

>

Derechos Reservados 2016 ® Ariel Cuadros y Corporación Proyecto Vida

Copyright © 2016 Ariel Cuadros

>

Anuncios

4 comentarios sobre “La madurez emocional

    lolimar villarroel escribió:
    mayo 31, 2017 en 10:00 am

    BUENOS DIAS QUISIERA CONTACTAR DONDE ESTAN UBICADOS EN CARACAS

    Me gusta

    Sobriedad o madurez emocional « ansiedadZero escribió:
    noviembre 2, 2016 en 9:14 am

    […] La madurez emocional […]

    Me gusta

    Anónimo escribió:
    abril 30, 2016 en 3:55 pm

    Felicitandoles por el desarrollo del programa basado en la verdad del conocimiento de Dios, deseo contactarles, estoy ubicada en Caracas, Venezuela favor indique medios de contacto por el correo, gracias.

    Me gusta

      Anónimo escribió:
      mayo 19, 2016 en 6:41 am

      Gracias infinitas a Dios. Creo que este es el mejor medio para que nos contactes …

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s