Las emociones

Las emociones
Es muy importante considerar que los siguientes conceptos no están basados en criterios psicológicos, solo están definidos por la experiencia adquirida dentro de un marco siempre científico.

Las emociones son reacciones subjetivas del organismo a los diversos factores reales o imaginarios que afectan a un individuo para que pueda adaptarse concientemente a ellos; estas son generadas por el instinto. Las emociones son impulsos que afectan a todo el organismo, por lo que una vez que se originan, deben de concluir, es así que las emociones requieren ser sentidas, comprendidas y expresadas correctamente para que éstas, cómo energía que son, se diluyan de forma natural concluyendo así su existencia. Cuando se tiene una emoción y no se cuenta con la educación y la experiencia suficiente para comprenderla o para expresarla correctamente y poder tomar una actitud o conducta correspondiente, esta emoción no se disipará y sin notarlo la persona comenzará a cargarla y con el tiempo será la causante de trastornos físicos y mentales, cuyo principal síntoma será la sensación de ansiedad que irá aumentando con el tiempo, ya que las emociones no disipadas de manera natural se irán acumulando en su organismo. Las sensaciones que se perciben generadas por las emociones solo se deben identificar como agradables o desagradables.

Errores graves en torno a los conceptos actuales sobre las emociones.

Primer error, dividir a las emociones como naturales y sustitutivas, y subdividirlas como positivas y negativas.

Nada mas absurdo que las anteriores afirmaciones, esto es completamente falso y ha conducido a mayores errores que afectan hoy en día el correcto desarrollo de las relaciones entre los seres humanos. Realmente todas las emociones son positivas, ya que son el mecanismo natural y espiritual que bien comprendido permite la correcta adaptación del ser humano al medio ambiente en un momento determinado. En cuanto a su percepción, solo se pueden sentir emociones agradables y emociones desagradables, y esto es todo, lo demás son abusivas invenciones para complicar un mecanismo muy simple y sacar ventaja.

Segundo error, la estúpida creencia y difusión de que las emociones se pueden controlar.

En primer lugar todas las emociones son un mecanismo adaptativo generado por el instinto, técnicamente hablando. Todos podemos comprobar que no es posible controlar las emociones, de lo contrario todos podríamos sentir alegría, sentir amor, o evitar sentir miedo, ira o tristeza a voluntad, pero esto para nadie es posible.

Espiritualmente las emociones son el medio físico que Dios emplea para dar a conocer a los seres humanos Su Voluntad, si las emociones que sentimos son agradables quiere decir que continuemos así, de lo contrario, si las emociones que sentimos son desagradables, quiere decir que detengamos lo que estamos haciendo en ese momento para reflexionar y corregir. De este ultimo párrafo podemos concluir fácilmente, que si es Dios quien controla las emociones, para nosotros los seres humanos esto será siempre completamente imposible.

Las emociones no se pueden controlar, pero nos debemos sentir obligados, incluso cuando son desagradables, a reaccionar siempre con actitudes positivas.

Tercer error y el peor de todos, la forma de expresar correctamente las emociones.

Básicamente, desde siempre, este error tiene que ver con la manera incorrecta de expresar las emociones desagradables. Podemos comprobar que las emociones para que se disipen al medio ambiente deben sentirse, comprenderse y expresarse correctamente, y en el caso de las emociones desagradables que solo son tres: ira, tristeza y miedo tenemos de ellas un conocimiento equivocado que lo hemos transmitido de generación en generación desde quien sabe cuando. La ira es una emoción desagradable que cuando la sentimos, nos indica que no estamos de acuerdo con la situación presente y nada más. Esta emoción de ira no es motivo para pelear, agredir o violentarse, simplemente la estaremos expresando correctamente cuando elegimos una actitud positiva para manifestar que no estamos de acuerdo con lo acontecido. La tristeza tiene como la peor forma de expresarse la que todos hemos conocido desde niños, esta emoción desagradable no se expresa llorando, sufriendo, ni mucho menos deprimiéndose, la tristeza solo nos indica que debemos detener toda actividad para poder reflexionar profundamente sobre la causas de dicha tristeza, así de simple. Por ejemplo, ante la perdida por fallecimiento de un familiar querido, la tristeza se genera para iniciar un proceso de reflexión sobre este hecho en particular, comprendiendo que algo así es inevitable y que la vida personal debe continuar lo mas normal posible, el sentimiento de debilidad general y apatía se presenta para apoyar la reflexión, evitando que el sujeto realice cualquiera otra actividad que lo distraiga. Cuando se tiene la sensación de miedo no es para motivar al sujeto a que entre en un estado de pánico descontrolado con diferentes intensidades, todo lo contrario, esta emoción desagradable es un sistema de alerta para que estemos preparados para poder enfrentar algún riesgo que ponga en peligro nuestra vida o dañe nuestra integridad física, mental y espiritual.

 

MÁS SOBRE LA SERENIDAD:

MÁS SOBRE LA CONCIENCIOTERAPIA©:

>

Derechos Reservados 2016 ® Ariel Cuadros y Corporación Proyecto Vida

Copyright © 2016 Ariel Cuadros

>

www.ansiedadZero.com