adicciones adolescentes adultos angustia ansiedad apego apego “negativo” Ariel Cuadros Conciencioterapia conductas compulsivas Corporación Proyecto Vida curamos definitivamente la ansiedad curamos la

Sobriedad o madurez emocional

Posted on Actualizado enn

Sobriedad o madurez emocional

En este mundo es muy importante sentir interés en conocer los diversos conceptos que utilizamos para comunicarnos con los demás. En este caso, en particular, no es lo mismo hablar de sobriedad y de madurez emocional. Inicialmente la sobriedad define a una persona que no está bajo los efectos de bebidas alcohólicas, ahora se acostumbra extender el concepto a las personas que no están bajo los efectos de sustancias psicoactivas. La madurez emocional es la capacidad real de una persona para reaccionar siempre con actitudes positivas ante circunstancias en extremo complicadas o desagradables.

En la actualidad se han hecho necesarios la creación de métodos, sistemas y terapias dirigidas a personas con adicciones, no solo a sustancias, sino también a diversas conductas compulsivas. Por muchos motivos, unos válidos, otros no tanto, las personas afectadas, los familiares y amigos y hasta muchos “profesionales” en áreas de la salud física y mental dedicados a las adicciones, creen que el adicto sana simplemente con dejar las sustancias o sus conductas compulsivas, inclusive hay una gran cantidad de programas que basan sus resultados en el tiempo que una persona acumule en sobriedad.

pastel

Quienes hemos acumulado largos años de experiencia trabajando con la solución a las conductas compulsivas, incluidas las adicciones, sabemos que la sobriedad no es un elemento confiable para determinar si una persona ha resuelto su grave problema de salud. Tanto así, que en los grupos de Alcohólicos Anónimos se les enseña a sus miembros que solo dejar la botella es el inicio, no el final.

Por ejemplo, conocí personas que literalmente presumían de tener más de 10 años “sobrios”, sin embargo era tal su apego a la bebida que gastaban grandes cantidades de dinero para viajar a un destino donde nadie los conociera y pudieran beber y hasta drogarse sin el riesgo de exponer su deshonestidad. También es muy conocido que adictos consumen una dosis momentos antes de participar en sus reuniones o terapias, siempre mintiendo de conservarse limpios o “sobrios”. Lo mismo sucede con las diversas conductas compulsivas, solo por buena voluntad se le cree al adicto que se ha mantenido “sobrio”.

El fenómeno descrito en el párrafo anterior se puede explicar al comprender que una característica principal de cualquier adicto es su desmedido egoísmo, que siempre será más fuerte que todas sus adicciones juntas. ¿Quién pude sanar algo así?

  • Dejó de drogarse, pero no quiere trabajar.
  • Dejó de beber, pero no respeta sus compromisos.
  • Ya no come en exceso, pero tiene muy mal humor.
  • Ya no se endeuda, pero no deja de mentir.
  • Ya tiene muchos años sobrio, pero sigue siendo manipulador.
  • Abandono las drogas, pero es un abusivo y violento.
  • Reacciona con aparente calma, pero se le nota que lo hace hipócritamente.

Una vez desarrolladas las adicciones en una persona, el problema no son las sustancias o las conductas compulsivas, el enemigo a vencer es un egoísmo terriblemente alimentado por debilidades y deseos, defectos de carácter y las aparentes exigencias de la sociedad.

Solo cuando la Gracia o la Misericordia de Dios se presenta en la vida de cualquier adicto, este podrá entender como podrá solucionar su grave problema de personalidad.

La madurez emocional se adquiere a través de la educación dedicada y comprometida, así como con las experiencias de vida asimiladas siempre con la intención sincera de mejorar en todos los aspectos.

Dios me lo dijo:

Sin vida espiritual no se puede madurar emocionalmente.

La vida espiritual no se consigue leyendo la biblia, diversos libros, asistiendo a servicios religiosos, cultos, mucho menos creyendo en santos, vírgenes, imágenes de todo tipo, dones y milagros.

La única manera real de vivir espiritualmente se logra cuando con sinceridad ponemos nuestra vida y voluntad en manos de Dios.

Pidiendo la ayuda y colaboración de Dios para resolver cualquier situación o circunstancia que se nos vaya presentando momento a momento, llegaremos, cuando Dios así lo halla dispuesto, a vivir espiritualmente. Y solo será hasta este momento en que podremos estar seguros que estamos aprendiendo a ser maduros emocionales y estaremos resolviendo el problema con nuestras adicciones.

Cuando una persona está desesperada ya que no puede o no sabe como encontrar la manera de sentirse tranquila ya que su manera de vivir le causa una desagradable sensación de ansiedad, Dios mismo ha dispuesto un simple proceso, único en el mundo, ubicado en Medellín, Antioquia, Colombia para recuperar la serenidad y comenzar a desarrollar una genuina madurez emocional, esta maravilla se llama Conciencioterapia©.

MÁS SOBRE LA ANSIEDAD:

MÁS SOBRE LA SERENIDAD:

MÁS SOBRE LA CONCIENCIOTERAPIA©:

QUÉ SON LAS CONDUCTAS COMPULSIVAS:

CONSUMO DE SUSTANCIAS PSICOACTIVAS:

>

Derechos Reservados 2016 ® Ariel Cuadros y Corporación Proyecto Vida

Copyright © 2016 Ariel Cuadros

>