ideas

La ansiedad y el fracaso escolar

Posted on Actualizado enn

La ansiedad y el fracaso escolar

Continuamos siendo depositarios de las experiencias tanto de padres de familia, como de los hijos que continúan estudiando con cierto tipo de problemas, que nos han permitido comprender por qué en determinado momento un estudiante comienza a tener fracaso tras fracaso en el colegio.

Nuestra legítima intención es colaborar con nuestra experiencia y conocimiento a través de los procesos de la Conciencioterapia© cuyos resultados han demostrado que una de las causas para que un ser humano pierda la capacidad de adaptarse sanamente a su medio, es una terrible sensación de ansiedad generada por emociones naturales mal encausadas. Ya que somos los poseedores del único proceso real que existe en el mundo de descarga emocional®, simple, natural, sin el uso de sustancias ni de elementos religiosos o sugestivos y sin causar molestia alguna, desarrollado al amparo del más riguroso método científico, que permite en un corto plazo recuperar la tranquilidad, la salud, la energía y la motivación necesarias para cumplir eficientemente con responsabilidades y compromisos, nos sentimos responsables que quienes no están viviendo de manera normal, se beneficien de la Conciencioterapia© en cualquiera de sus modalidades para que puedan vivir útiles y felices.

El fracaso escolar es una situación bien conocida, porque es común, pero nada comprendida porque parece que depende de una infinidad de factores que en apariencia no se pueden controlar en su totalidad, inicialmente el estudiante afectado será objeto de análisis superficiales, sean los que sean serán superficiales porque estarán siempre basados en suposiciones, independientemente que el estudiante afectado en la mayoría de las ocasiones tampoco sabe lo que le está pasando.

Contamos con una gran cantidad de testimonios, donde cada estudiante en esta situación, manifiesta sinceramente haber estado esperando la ayuda y la colaboración que necesitaba, sin embargo inicialmente no sabía como solicitarla y cuando esta llegó por la causa que sea, no era la que necesitaban. Concretando, las autoridades escolares y profesores los etiquetan de alumnos atrasados o con bajo aprovechamiento, sus padres en el mejor de los casos los consideran perezosos o bobos, profesionales de la salud mental les hablan de causas que poco comprenden sin proporcionarles ninguna solución, en fin después de todo esto el pobre estudiante en vez de mejorar, empeora aun más.

Un caso, Manuel creció como un niño tranquilo, muy apegado a sus padres y si bien no era brillante, al menos año con año lo ganaba sin problemas. Cuando llegó a la adolescencia sintió que sus padres cambiaron de actitud con él porque comenzaron a exigirle una mayor participación en las actividades de orden y limpieza en el hogar. Su madre le dio una lista que contenía por día las labores domésticas que tenía que realizar, él inicialmente la tomó con cierto desagrado, pero comprendía que comprometerse era lo mejor para no tener problemas con sus padres. A partir de ahí, cada día que pasaba no se podía esperar otra cosa más que discusiones ya que a la madre de Manuel no le gustaba la manera como él cumplía, los días fueron pasando y tanto Manuel como sus padres comenzaron a prevenirse cada vez que tenían que comunicarse hasta que dicha comunicación comenzó a desaparecer. Manuel llegó recomendado por un tío para que realizara la Conciencioterapia© ya que hacía un tiempo tenía muchos problemas de conducta y bajo aprovechamiento en su colegio, después de haber sido un estudiante normal. Al recuperar su natural estado de serenidad®, pudo reflexionar sobre su situación actual, buscó la asesoría necesaria al respecto en el Centro de Formación Emocional de la Corporación Proyecto Vida y en el momento que determinó prudente habló tranquilamente con sus padres de lo que sentía y pensaba al respecto, los tres quedaron de acuerdo a poner cada quien de su parte para mejorar la relación y lo más importante de acuerdo al contexto, Manuel mejoró mucho su situación en el colegio donde estudiaba.

En este caso se puede observar claramente, parte de las causas que originaron que Manuel comenzara a sentirse ansioso por consecuencia de emociones mal encausadas, de tal forma, que su capacidad de adaptarse sanamente al entorno familiar y escolar disminuyó drásticamente afectando sus relaciones y generando más ansiedad aun. Al descargarse emocionalmente a través de la Conciencioterapia©, recuperó su natural tranquilidad, también recuperó la salud mental como física, la energía y la motivación para resolver sus problemas y con un poco de asesoría adecuada, pudo hacer lo correcto para solucionar su desagradable situación exitosamente.

Otro caso interesante es el de Andrea, quien desde pequeña sorprendía a los demás por su brillante inteligencia y simpatía. Según lo manifestó en su momento, ella creció sintiéndose muy feliz en compañía de su familia hasta que a la edad de los 12 años se dio cuenta que su padre tenía problemas de alcoholismo. Lo peor sucedió un día que al salir de su casa para ir al colegio, al abrir la puerta para abordar el autobús escolar, su padre estaba tirado durmiendo en la entrada, inicialmente ella sintió mucho miedo y rogando a su madre le pedía que le explicara que era lo que estaba sucediendo, ella vio como su padre se levantaba con problemas, mientras su madre la acompañaba para que subiera al transporte, así mientras el vehículo escolar se alejaba, ella sentía que perdía el respeto y admiración por su padre. Unos años más tarde Andrea enfrentaba la reclamación de sus padres por el desorden que había creado de su vida. Expulsada del colegio, rebelde y problemática, con un novio con muy mala reputación, en ese día se decidió a confesarles que también consumía alcohol y drogas. Cuando Andrea vivió a sus 17 años la Conciencioterapia© comprendió que a su corta edad no había aprendido a expresar correctamente sus emociones, que sus padres no la habían enseñado a enfrentar su problemas con actitudes positivas, antes al contrario, ellos acostumbraban resolver sus situaciones difíciles con las peores actitudes que pudieran encontrar. También entendió que desde el día del evento donde encontró a su padre dormido borracho en la puerta de su casa, intentó olvidarlo por todos los medios posibles sin lograrlo, y en algún momento la intranquilidad que sentía fue tan insoportable que no podía permanecer en ningún lugar por mucho tiempo. Comenzó a faltar al colegio o cuando iba se salía antes para buscar algo que ella no sabía que era, así conoció a su novio y con él comenzó a consumir alcohol y drogas creyendo que estas sustancias la relajaban, pero ahora ya sabe que lo único que le causaron en realidad fue vaciarla moralmente para perder los pocos valores y principios que había aprendido. Se decidió a dejar de consumir sustancias psicoactivas porque la terrible ansiedad que la obligaba ya no la sentía, aceptó de buena voluntad capacitarse en el Centro de Formación Emocional de la Corporación Proyecto Vida para aprender a evitar sentir esa exagerada ansiedad de nuevo y con el apoyo de sus padres retomó su educación para concluir el nivel bachillerato.

Al igual que Manuel, Andrea padeció una terrible sensación de ansiedad que le impidió continuar estudiando para que en su lugar comenzara a buscar aquello que le permitiera deshacerse de su malestar. Afortunadamente para ella, alguien la convenció de que realizara la Conciencioterapia© para que recuperara su natural estado de serenidad® y así tranquila pudiera reflexionar sobre su situación real y apoyada por la experiencia de asesores capacitados, resolviera de la mejor manera su manera de sentir, pensar y vivir.

La mamá de Mateo nos comentó cuando llevó a su hijo a la Corporación Proyecto Vida, que un día llegó a su casa después del colegio demasiado extraño. Ella en ese momento no supo que hacer y prefirió dejarlo en paz, así llegó el día siguiente cuando ella notó que Mateo no se estaba organizando como de costumbre, intrigada se dirigió a su cuarto para encontrarlo todavía acostado, así que comenzó a apurarlo para que no se le fuera hacer tarde, pero la respuesta de Mateo fue que no iba a ir ese día al colegio. A partir de esa mañana, nada pudo convencerlo para que asistiera con normalidad a sus clases. Curiosamente Mateo prefirió asistir a reuniones con autoridades escolares, citas médicas y psicológicas, pero su negativa a regresar al colegio la mantuvo firme por mucho tiempo. Ante la excesiva preocupación e insistencia de la madre de Mateo, decidimos realizar un proceso especial de Conciencioterapia©, que para satisfacción nuestra , fue del total agrado y entendimiento de Mateo. Intrigado por su caso, le pregunté a Mateo porque no quería ir al colegio y el me contestó que lo que me iba a decir no se lo había dicho a nadie porque no quería que lo creyeran loco, así que me dijo que un día se despertó en la noche con mucha intranquilidad creyendo que algo malo le iba a pasar, le dio miedo y ya no pudo dormir, ese día al ir al colegio la intranquilidad continuó y todo le parecía sospechoso, pensando que alguien le quería hacer daño, pero no sabía quien ni por qué. Durante la noche, todavía con mucha ansiedad, decidió que lo mejor era quedarse en su casa, ya que sus padres lo podrían proteger en caso de que alguien le quisiera hacer daño, pero en el colegio no confiaba en nadie. Una vez que realizó completamente la descarga emocional®, recuperó su natural estado de serenidad® y extraordinariamente el temor de que alguien le pudiera hacer daño desapareció, posiblemente porque al no conocernos y al recibir semejante ayuda, su confianza regresó. Ahí mismo comprendió que lo mejor para su edad era dedicarse comprometidamente a sus estudios escolares y sobre todo a ser un muy buen hijo, porque se dio cuenta que sus padres lo habían apoyado todo el tiempo que duró su confusión emocional.

Así nos podríamos pasar narrando caso por caso, en donde aparentemente las causas del fracaso escolar son casi infinitas e imposibilitan una medida general al respecto, sin embargo invariablemente cada estudiante en esta situación, sin importar los detalles particulares, cuando realizan la Conciencioterapia© recuperando su natural estado de serenidad® espectacularmente pueden analizar sinceramente su caso, aceptando su error y crean la firme intención de corregir. Una vez que deciden voluntariamente capacitarse en el Centro de Formación Emocional de la Corporación Proyecto Vida, aprenden la verdadera causa de su desadaptación, además de preparase para estar en condiciones de prevenir eficientemente volver a sentirse igual.

El mismo método que nos permite colaborar con las personas para que puedan deshacerse de la terrible sensación de ansiedad, nos permite también prevenir esta situación en quienes todavía no están afectados por este insufrible mal. Hemos realizado diversas conferencias y talleres en colegios informando a los estudiantes porque llegan a sentirse exageradamente ansiosos y como lo pueden resolver de la mejor manera, lo mejor es que la misma información la pueden utilizar aquellos estudiantes sanos para prevenir llegar a ese estado de intranquilidad y angustia que no les permite adaptarse sanamente al medio. Actualmente podemos comprobar fehacientemente que somos lo únicos en todo el mundo que podemos lograr que los niños, adolescentes y adultos jóvenes puedan cambiar sus características negativas de personalidad en poco tiempo y a poco costo.

Si usted conoce a un estudiante con este tipo de problema, decídase a ayudarlo, informe a sus padres o a él mismo de esta maravillosa solución que solamente existe por ahora en Itagüí, Antioquia, Colombia.

MÁS SOBRE LA CONCIENCIOTERAPIA©:

MÁS SOBRE LA SERENIDAD:

>

Derechos Reservados 2012 ® Ariel Cuadros y Corporación Proyecto Vida

Copyright © 2012 Ariel Cuadros

>

www.ansiedadZero.com

Para que nos conozcas mejor visita:  www.ansiedadZero.com .

Anuncios

La ansiedad y la delincuencia

Posted on Actualizado enn

Con una actitud 100% profesional, interesados más en colaborar para que este tipo de personas logren percibir la diferencia que existe entre vivir con ansiedad y sin ella, hemos escuchado los historiales de vida de cientos de personas que por sus propias circunstancias decidieron en algún momento, así como lo planteamos, delinquir con motivos o sin ellos .

Todos manifestaron que desde su más temprana infancia recuerdan haber recibido una educación enfocada a satisfacer todas aquellas necesidades que sólo les permitieran sentirse bien, además increíblemente  influenciados con el hábito de resolver sus más diversas situaciones, agradables o desagradables generalmente con base a actitudes negativas. Esta combinación de comportamientos inadecuados le darán vida a la raíz de un estilo de vida abusivo, violento en la mayoría de las ocasiones y totalmente irracional, la delincuencia.

Conforme van creciendo, las necesidades reales y deseos se van haciendo más complicados y exigentes, llegando el momento en que padres y familiares ya no los podrán satisfacer casi inmediatamente como cuando el pequeño hijo solicitaba cualquier cosa propia de su edad. No es lo mismo comprarle cualquier caramelo a comprarle una bicicleta, una consola de videojuegos o un computador.

En ocasiones los padres intentaron convencerlos que ahorraran o que realizaran actividades que les permitiera cobrar para ir juntando el dinero suficiente para adquirir aquello que querían, pero en el momento en que se percataron que cualquier cosa que hicieran no era de su gusto, es más, cuando percibieron que lo que estaban haciendo no era satisfactorio, se negaban a continuar y si habían acumulado algo de dinero, de inmediato se lo gastaban para poder lograr sentirse bien aunque fuera un momento a costa de quedarse sin aquello por lo que estaban ahorrando.

Siempre que una persona se acostumbra desde muy pequeño a que le satisfagan hasta sus más mínimas exigencias, desarrollará una personalidad que tarde o temprano será exageradamente egoísta. Todo deberá ser como quiera, cuando lo desee, como lo exija y si no lo obtiene “a la buena”, generalmente intentará obtenerlo “a la mala”. Es importante destacar que en algunos casos las razones de pobreza como el motivo principal para comportarse como delincuente no se presentan, ya que aun cuando una persona en la adolescencia, por ejemplo, tienen padres que cuentan con una excelente posición económica, se decidirá por comportarse como delincuente sólo para cumplir con las exigencias de su exacerbado egoísmo.

Tarde o temprano se presentará en la vida de este tipo de personas la desagradable sensación de ansiedad producto primero de emociones mal encausadas, acumulándose con la ansiedad producto de querer cumplir casi inmediatamente con sus más profundos deseos racionales e irracionales, incrementándose con la ansiedad producto de la frustración por desarrollar una mentalidad que comienza a vivir a través de ideas y pensamientos con resultados anticipantes o “pajazos mentales”, así que es tal la intensidad de la ansiedad, que el individuo se confundirá y creerá que se siente tan mal porque no tiene eso que cree que necesita. Lo peor del asunto es que cuando logre obtener el objeto de sus deseos, su confusión aumentará porque la ansiedad que siente sólo cesó en el momento en que obtuvo lo que quería para presentarse de nuevo inmediatamente después.

También en algunos casos, la ansiedad aumentará porque estas personas adquirieron con el tiempo diversas conductas compulsivas para sedar temporalmente su insoportable sensación de ansiedad, sin saber que este tipo de comportamiento cuando termina ocasiona un incremento de la ansiedad y creará un terrible círculo vicioso de deseos egoístas, ansiedad, conductas compulsivas, ansiedad, delincuencia ,ansiedad, conductas compulsivas, ansiedad, deseos egoístas.

La confusión emocional se convierte entonces en un motivo para delinquir creyendo que la ansiedad que sienten es porque deben satisfacer sus deseos personales, cuando sus conductas compulsivas comienzan a perder el efecto sedativo en su ansiedad. Es obvio que en este momento el individuo es incapaz de pensar en ponerse a trabajar o solicitar de manera correcta el objeto de sus deseos, porque por un lado su egoísmo exagerado se lo impide y por otro lado la idea de hacer algo productivo le parece imposible por lo mal que lo hace sentir.

Al escuchar este tipo de historiales, en todos los casos aparece la sensación de ansiedad como la causa básica para que estas personas se llenaran de motivos para justificar sus conductas delictivas.

Espectacularmente, cuando este tipo de personas realizaron cualquiera de los procesos de Conciencioterapia© recuperando totalmente su natural estado de serenidad®, ya tranquilos y con una mentalidad relajada sin pensamientos continuos y desordenados, pudieron reflexionar sobre la vida que estaban llevando, aceptando conciente y voluntariamente que ser delincuentes no es correcto, comprometiéndose en determinado momento a esforzarse para corregir ese estilo de vida tan dañino para ellos y para los demás.

Al menos las personas con esta personalidad que se mantuvieron en contacto con nosotros capacitándose en el Centro de Formación Emocional, prefirieron honestamente dedicarse a aprender como mantenerse relajados y serenos, manifestando que abandonaron su actividad ilícita, incluso alejándose de aquellas  otras personas con las que participaban de estos irracionales comportamientos.

Seguiremos afirmando que la ansiedad es la causa de todos los males personales y sociales que hemos padecido a lo largo de toda la historia de la humanidad. Ya contamos con una simple solución práctica con resultados inmediatos y de bajo costo. Ahora sólo nos toca conseguir la colaboración necesaria para que por un lado se le proporcione la educación necesaria a los jóvenes acerca de su real mecánica emocional y por otro lado se les colabore a la personas que viven con una amplia gama de conductas compulsivas, entre ellas la delincuencia, para que puedan recuperar su natural estado de serenidad® y ya relajados y serenos se les pueda capacitar para que se reinserten a la sociedad y vivan existencias normales, respetuosas y comprometidas. Ojalá que pronto recibamos esta colaboración.

>

Derechos Reservados 2012 ® Ariel Cuadros y Corporación Proyecto Vida

Copyright © 2012 Ariel Cuadros

>

Para conocernos mejor visítanos en: www.ansiedadZero.com .

La ansiedad y el apego

Posted on Actualizado enn

La ansiedad y el apego

Tomado de Wikipedia, la enciclopedia libre:

El apego, concepto que debemos a la etología, se define como una vinculación afectiva intensa, duradera, de carácter singular, que se desarrolla y consolida entre dos personas, por medio de su interacción recíproca, y cuyo objetivo más inmediato es la búsqueda y mantenimiento de proximidad en momentos de amenaza ya que esto proporciona seguridad, consuelo y protección. No se trata de un sentimiento inmaterial, sino de conductas observables que comienzan de manera refleja. John Bowlby (1907-1990 fue el primer psicólogo en desarrollar una “Teoría del apego”.

La etología es la ciencia que tiene por objeto de estudio el comportamiento animal. Los seres humanos, también animales, forman parte del campo de estudio de la etología. Esta especialización se conoce con el nombre de etología humana.

Los objetivos de los etólogos son el estudio de la conducta, del instinto y el descubrimiento de las pautas que guían la actividad innata o aprendida de las diferentes especies animales. Así, los etólogos han estudiado en los animales aspectos tales como la agresividad, el apareamiento, el desarrollo del comportamiento, la vida social, la impronta y muchos, muchos otros. En estado salvaje, los animales se manejan con ciertos códigos impuestos por la propia lucha por la supervivencia, por ser el más apto para dirigir una manada o ganarse el derecho a comer o a copular primero.

Trabajando a la fecha con poco más de 1.500 personas, quienes después de haber realizado cualquier proceso de Conciencioterapia© que les permitió recuperar su natural estado de serenidad®, quienes cayeron en cuenta que desarrollaron apego, me regalaron su experiencia al comentarme cómo vivieron desde pequeños, narrándome hasta los detalles más íntimos y comprometedores de sus vidas.

En todos los casos pudimos establecer las siguientes similitudes:

• Desde muy pequeños se sintieron intranquilos y sin saberlo hasta ahora, padecieron desagradables consecuencias por causa de la ansiedad.

• Siendo niños sentían mucho miedo que sus padres los dejaran de querer o no los quisieran.

• Entre los 8 y los 12 años de edad, preferían realizar algunas actividades bien identificadas en compañía de alguna persona de su predilección.

• En la adolescencia se esforzaban por tomar el control de las actividades que realizaban con compañeros y amigos.

• En esta etapa de sus vidas, las consecuencias de la ansiedad ya eran graves, cómo intolerancia a casi todo, pérdida del sueño, ideas y pensamientos continuos y desordenados que no les permitían concentrarse o prestar atención, miedos irracionales, entre otras conductas inadecuadas.

• El apego que desarrollaron con amigos, en muchos casos los confundió sexualmente y en otros hizo que se definieran homosexuales.

• La terrible sensación de intranquilidad y angustia en apariencia desaparecía cuando iniciaron su primera relación formal de noviazgo, que los obligaba a buscar con mayor frecuencia estar con su pareja.

• El apego los convirtió en personas inseguras, celosas y terriblemente controladoras con sus parejas y amigos.

• Cuando no se encontraban con sus parejas y amigos, o no sabían que estaban haciendo, la sensación de ansiedad era terriblemente fuerte, acompañada de un dolor intangible tan poderoso, que muchos llegaron a pensar en el suicidio para terminar con la torturante molestia.

• Cuando la relación de noviazgo se terminaba, sentían morirse y se deprimían terriblemente.

• Cada relación de pareja nueva, inicialmente los hacía sentirse muy bien, pero se dedicaban a tener ideas y pensamientos con resultados anticipantes, que al no llevarse a cabo los frustraba, causándoles actitudes intolerantes con su pareja, de las que después se arrepentían.

• En algunas mujeres se desarrolló apego a alguno de sus hijos.

• En muchos casos, el apego “negativo” fue sustituido por el alcoholismo y la drogadicción.

De acuerdo a lo anterior podemos afirmar que la ansiedad también causa apego por aquellas personas que en determinado momento se llega a creer que son la solución al terrible malestar que provoca.

Una vez liberados de la ansiedad que padecían a través de algún proceso de Conciencioterapia©, las personas que tienen el apego cómo una actitud negativa muy arraigada en sus vidas, deben de trabajar comprometidamente el Programa de Prevención de la Ansiedad y las Conductas Compulsivas® para que después de un tiempo razonable cambien esa actitud por otra positiva.

>

Derechos Reservados 2012 ® Ariel Cuadros y Corporación Proyecto Vida

Copyright © 2012 Ariel Cuadros

>

www.ansiedadZero.com

Para conocernos mejor visítanos en: www.ansiedadZero.com .